octubre 29, 2020

Dos jovenes de Boston roba dos Lamborghinis de concesionario

2 min read
Lamborghini robados en Boston chocados en la persecución

Alrededor de las 3 de la madrugada del lunes 17 de febrero, oficiales del Departamento de Policía de Wayland, en las afueras de Boston, respondieron a una alarma antirrobo comercial. Fue en el concesionario local de Lamborghini.

Antes de que el primer policía llegara al concesionario, vio algo que despertó sospechas de inmediato: ahí, en una intersección, detenidos uno al lado del otro, había dos Urusos Lamborghini y un Chevy Cruze blanco. Posiblemente imaginando que nadie con un Urus conoce a nadie que maneje un Cruze, encendió las luces de la torreta para detener a todos.

Como habrás adivinado, los ocupantes del Cruze fueron arrestados allí mismo. Descrito en el informe policial como menores, ninguno de los dos jóvenes tenía una licencia de conducir o “autoridad para operar el vehículo en su posesión”. Sus amigos en el Lambos de 641 hp lo reservaron por la ruta 20 y se escaparon temporalmente.

De vuelta en el concesionario, otros oficiales descubrieron un robo premeditado y técnicamente sofisticado que significaba cerebros criminales de alto nivel. Bueno… en realidad no. La ventana delantera se rompió. Desde allí, los ladrones de Urus simplemente agarraron las llaves y salieron a la calle.

No fueron muy lejos. A las 8 de la mañana, el departamento de policía de Malden, a unas 20 millas de distancia, se puso en contacto con la policía de Wayland para informarles que recuperaron los Uruses, junto con uno de los ladrones. El paseo de la alegría de la mañana terminó como lo hacen a menudo los Lamborghini robados, con los dos vehículos chocandon entre sí. Uno de los conductores se escapó a pie y actualmente se pregunta qué tan leales son sus amigos.

Todo termino con daños menores a la propiedad, pero prevemos que alguien definitivamente tendra que pagar las consecuencias. Los ladrones tienen que revolcarse de arrepentimiento en este momento. No porque su plan no funcionó, supongamos que el plan no fue más allá de “robar autos y conducir”, sino porque se perdieron algunos hardware mucho más caro en ese mismo concesionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *